El Establecimiento Educativo Particular Santa María de los Ángeles, pertenece al Instituto de las Religiosas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada, fundado el 4 de Junio de 1901, en el Distrito Metropolitano de Quito por la Venerable María Francisca de las Llagas Cornejo, que junto con otras jóvenes, consagraron sus vidas en testimonio de adoración , reparación y servicio mediante la profesión de los consejos evangélicos, según la Regla de la Tercera Orden regular de San Francisco de Asís, su Patrono. Uno de fines específicos del Instituto es desempeñar la misión de educar en las Escuelas y Colegios existentes dentro y fuera del país.

Los Colegios de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada, centran su Filosofía Educativa en el Evangelio y la espiritualidad de sus fundadores: San Francisco de Asís y de la Venerable María Francisca de las Llagas.

Los establecimientos regentados por las hermanas franciscanas misioneras de la Inmaculada, imparten una educación católica, tienen como modelo de Maestro a Cristo, cuyo amor hermana a todos los seres humanos.

Busca la verdadera liberación y personalización de los estudiantes con la práctica de los valores humano, cristianos y franciscanos.

Se identifican con el carisma de la Venerable María Francisca de las Llagas.

Actúan orientadas por la filosofía del amor reparador, de la ternura y acogida, privilegiando su atención por la niñez y la juventud pobres que merecen una educación de calidad y excelencia.

Los Establecimientos franciscanos asumen las innovaciones y los retos de tecnología y ciencia con coherencia en el pensar, sentir y obrar, considerando al ser humano como el sujeto de proceso educativo, es decir, promoviendo la creación de un ser nuevo para una sociedad nueva, en virtud a las necesidades e intereses de cada comunidad educativa.

Por tanto, el Establecimiento Educativo Particular Santa María de los Ángeles quiere seguir los lineamientos de su Instituto al que se pertenece.

¿CÓMO QUEREMOS QUE SEA NUESTRA INSTITUCIÒN EDUCATIVA?

Queremos que Nuestro Establecimiento sea una autentica comunidad educativa, que se caracterice por formar a la niñez y juventud con la convicción de ser testimonio de una educación católica franciscana de calidad, dando continuidad a los principio educativos del Instituto en su carisma de adoración, reparación y servicio, mediante la Pedagogía del Amor y la Ternura, manteniendo apertura y dialogo con los diferentes actores del sistema educativo, lo cual nos permite conocer las expectativas, proyecciones tanto del nivel central, zonal y del circuito al que pertenecemos, como también, las expectativas de los docentes, padres de familia y proyectos de vida de nuestros estudiantes.

Como establecimiento educativo católico franciscano ponemos de relieve un ambiente de fe, convivencia fraterna y practica de solidaridad inspirado en la vivencia del evangelio y la espiritualidad franciscana , a su vez favorecerá, el crecimiento y la maduración integral del estudiante dentro una visión humana cristiana de la vida y la cultura, haciendo de la educación un elemento transformador de la sociedad, ya que la educación humaniza y personaliza al ser humano cuando logra que este desarrolle plenamente su pensamiento y su libertad.

La educación religiosa de nuestro establecimiento se articula con la Iglesia Católica, la familia, y la sociedad, lo cual genera una educación basada en valores evangélicos y franciscanos que conlleva a desarrollar en los estudiantes el ideal de superación y la búsqueda de metas más altas de preparación académica que nutre su espíritu educativo del Carisma fundacional inspirado por Dios y Francisco de Asís. Es una propuesta educativa puesta al servicio de los niños, niñas y adolescentes de nuestro tiempo, buscando procesos de formación holística, trascendencia, fraternidad, ecología, responsabilidad, quehacer lógico,, científico y tecnológico, para potenciar el dominio de las esferas del ser, saber hacer y saber convivir como institución evangelizadora.

En nuestro establecimiento educativo, se busca que los estudiantes tengan un desarrollo integral no basta con la acumulación de conocimientos y saberes específicos, es importante que adquieran bases y principios morales para vivir en comunidad, lo que les permitirá diferenciar la función social de la religión y su aporte al desarrollo comunitario, además de interpretar y valorar el patrimonio cultural de su entorno; es decir, la formación integral implica una concepción antropológica del ser humano en todas sus dimensiones: ética, religiosa, cognitiva, afectiva, comunicativa, sociopolítica, estética y corporal para dar origen al tipo de persona que queremos formar con una visión humanística del mundo y de su propia historia.

Es una oferta educativa acorde a la Actualización Curricular de la Educación General Básica con nuevos fundamentos pedagógicos y normas legales promovidas por el Ministerio de Educación.

El mundo del conocimiento exige una educación de excelencia en todas las áreas del saber humano, la profundidad y la extensión de los conocimientos va día a día en aumento; de igual manera las técnicas, los medios e instrumentos de investigación van siendo cada vez más y mejores. Los cambios culturales imponen una revolución científica, técnica, electrónica e informática, los cuales nos exigen pensar en un nuevo tipo de institución educativa franciscana, un nuevo tipo de maestro laico con sentido liberador que con calidad y calidez utilice un nuevo enfoque para el desarrollo de los contenidos del diseño curricular de la EGB.

El establecimiento educativo es consciente de que los cambios e innovaciones educativas que se promuevan, deben ofrecer las bases para una educación integral y de calidad, buscando que nuestros y nuestras estudiantes se formen como personas con un armónico desarrollo de la inteligencia, el pensamiento, la comprensión, la criticidad y con los valores propios de nuestro carisma congregacional.

Los estudiantes son considerados como seres humanos eminentemente sociales, por lo tanto su educación se centra en la parte humana y social de la persona, como paso previo para proyectarse al entorno local y nacional. La ejecución del diseño curricular institucional está iluminado por el PEI y responde a las demandas de la sociedad, a través de procesos de autogestión y/o cogestión para el desarrollo y evaluación de las destrezas con criterios de desempeño y competencias.

Nuestra sociedad exige: aplicar procesos que permitan una nueva manera de entender y tratar la ciencia y la técnica; encontrar la forma de utilizar la naturaleza preservándola, sin obstaculizar sus ciclos sistemáticos; manejar la información tecnológica con agilidad creativa y facilitar el convivir social fundamentado en la comprensión y tolerancia; saber conocer, entender y comprender la diversidad cultural y multiétnica para formar un ser humano auténtico, orientado hacia un accionar más participativo; involucrar al estudiante en el desarrollo de un currículo que permita priorizar la formación del “SER” ciudadano, profesional, transformador social y transcendente; desarrollar las destrezas con criterios de desempeño que ayuden a construir en cada hombre y mujer al profesional capacitado para el emprendimiento; desarrollar inter-aprendizajes a partir de la vivencia de experiencias educativas planificadas y programadas dentro y fuera de su realidad.

Asumimos los principios de la PEDAGOGÍA CRÍTICA como una propuesta de enseñanza que intenta ayudar a los estudiantes a cuestionar a mas de desafiar la dominación las creencias y prácticas en lo que los estudiantes asumen una conciencia crítica, para que en un futuro logren la transformación del orden social en beneficio de una sociedad más justa, equitativa, libre y fraterna. Concibe a la educación como un elemento activo de concientización y compromiso dentro de la práctica social, por lo cual no pierde de vista las necesidades y exigencias económicas, políticas, sociales y religiosas que influyen el quehacer educativo de nuestra ciudad. Epistemológicamente se concibe al conocimiento como un proceso lógico, crítico y creativo de interacción entre el sujeto cognoscente y el objeto conocido; el conocimiento se produce a través de esta interacción grupal donde prima el partir de sus conocimientos previos, el proceso de construcción personal de significados, la construcción social participativa, la elaboración de la evidencia y las actividades de transferencia en el contexto en las cuales se busca la armonía consigo mismo, con los demás, con la naturaleza y con Dios, es decir el “Buen Vivir” y no solo la promoción de lo racional. En definitiva, el conocimiento es entendido como el producto de un encuentro personal, social e histórico del hombre; en esta relación hombre-mundo intervienen mediaciones vivenciales, psicológicas, sociales, ideológicas y culturales.

La Institución Educativa ofrece una renovada oferta de educación holística, integral en términos de excelencia, como un proceso sistémico y articulado, que es la base del desarrollo integral de nuestros y nuestras estudiantes. Es una oferta educativa acorde a la Actualización Curricular de la Educación Básica con nuevos fundamentos pedagógicos y normas legales promovidas por el Ministerio de Educación.

Académico

Visitantes

Hoy8
Ayer23
Semana281
Mes650
Total64661

Domingo, 17 Noviembre 2019
JSN Solid template designed by JoomlaShine.com